jueves, 4 de octubre de 2007

PENÍNSULA VALDÉS

La Península Valdés es una pequeña península a unos 100 km de Puerto Madryn. Un pedacito de tierra, muy muy pequeñita en el mapa, pero como todo en este país, se convierte en una extensión muy grande cuando estás dentro. Hoy la hemos visitado, para poder ver de cerca a las ballenas francas australes. Nos estamos poniendo en día en flora y fauna de la zona, y ya hemos aprendido que estas ballenas se acercan a esta costa de septiembre a marzo, para reproducirse, parir y cuidar a sus crías durante 1 año. Algo curioso es que las ballenas viven alrededor de 80 años y se pasan desde los 5 que comienza su época fértil hasta los 65 procreando!! Tremendo. En fin, lo bueno que tienen es que son ellas las que tienen el harén, de entre 7 y 9 ballenos, jijiji.

Después de un paseo en barco por las aguas del Atlántico hemos podido ver un par de ballenas de cerca. Enooooormeeeess. Luego, de lejos, todos queríamos sacar la foto de la cola de la ballena, y esto es lo único que hemos podido conseguir:


Aquí la ballenota se pone a soplar algo agobiada de tanto guiri.


Siguen disgustándonos lo masificadas que están este tipo de actividades pero, vaya, seguramente no volvamos aquí nunca en nuestra vida, y tenemos que comportarnos como un guiri más.


Continuamos nuestro "tour" y nuestras lecciones de naturaleza. Recorremos durante hora y media un camino de grava, parecido al que ayer hicimos en bici... Llegamos a Caleta Valdés, una pequeña cala donde nos han dejado bajar, casi casi a la playa, para poder ver de cerca a los elefantes marinos. En esta ocasión, son los machos los que tienen los harenes (y la trompa de elefante) y, aunque en las fotos no se aprecie su tamaño, pesan alrededor de 3500 kg! Aquí, las madres abandonan a las crías a los 40 días, y entre los machos alfa (los grandotes) hay peleas para mantener a las hembras bajo su poder... Ays, la naturaleza!!
En la foto podemos ver a una hembra y a su bebito.


Un poco más al norte, hemos parado en una pingüinera. Esto sí que ha sido toda una sorpresa porque nada más bajarnos del autobús, a menos de 2 metros teníamos los pingüinos! Todos como locos haciéndoles fotos, y algunos hasta posaban para nosotros.


Una última parada ya de camino hacia Puerto Madryn hemos visitado la playa El Doradillo. Aquí vienen las ballenas francas a descansar con sus crías y hemos podido ver muy muy de cerca a un par de ellas, aunque nuestra presencia las ha asustado en seguida...


Mañana por la noche salimos para Bariloche, la ciudad más importante de la región de los Lagos, casi en la frontera con Chile, y la capital argentina del chocolate!!

2 comentarios:

agueda dijo...

pero q monada de animales!!
tiene q ser impresionante, q envidiaaaaa
un bsito y a disfrutarrrr

Urtzi y Ekain dijo...

Hola,
cómo estáis haciendo el tema de alojamiento por el sur? Vais a albergues y tal, en plan barato?
Estamos pensando ir, pero no tenemos mucho tiempo ni tampoco mucho presupuesto.
Tenéis contratado un tour por allí?

P.D. El domingo marchamos para Iguazú, ya os contaremos.

Un saludo!